de Concha Parada Puig


Fuga



                    No mires allí donde tu dolor late
                    e inútil se derrama,
                    mortal y líquido.

                    En mis noches de insomnio
                    cruzo hasta la otra orilla
                    y me asomo a los ojos de aquellos que me amaron.
                    Una lágrima rota acaricia mi nombre.
                    Después, regreso siempre a la frontera,
                    a cobijarme con palabras.

                    Todo es ayer.
                    Abrí los grifos para escuchar el agua.






                    Quién, de todos nosotros, habitará la casa
                    y beberá la luz de la ventana abierta.

                    Un río subterráneo arrasa nuestros nombres
                    esparce los sarmientos de la carne.
                    Palpito hambrienta.
                    Un mapa de sonidos ha rendido mi boca.
                    Fui desnuda,
                                           vacía.






                    Habito la región donde no vive nadie,
                    recojo la miseria que grita cada día,
                    el horror congelado.
                    Región de hondo dolor,
                    destilaré la luz, me saciaré con ella,
                    cuando se rompa el mundo y crepite
                    la primera palabra.


1 comentario:

  1. Los versos, si son hondos, son alma de quien los escribe.
    Así los tuyos.

    ResponderEliminar